¿Cómo será el amor después del COVID-19?

¿Cómo será el amor después del COVID-19?

El próximo 1 de mayo, además de ser el Día Mundial del Trabajador, en muchos países del mundo también se conmemora el Día Mundial del Amor. Una fecha que se festeja para recordar al mundo que, con amor, todo se supera.

Una idea que hoy en día cobra mucho más sentido. El hecho de que el amor ha sido siempre considerado la fuerza y el motor que mueve el mundo, nos permite vivir estos días y mirar hacia adelante con más esperanza. Si bien, debido a la situación de incertidumbre en la que vivimos, también nos hace replantearnos muchas cuestiones como, por ejemplo, ¿cómo será el amor después del COVID-19? o ¿volveremos a demostrar el amor de la misma manera que antes?

¿Cómo expresaban el amor los españoles antes del COVID-19?

Con motivo del Día Mundial del Amor, The Knot Worldwide, grupo al que pertenece Bodas.net, ha lanzado el “Global Love Study”, un estudio en el que se indica cómo las personas de todo el mundo prefieren que les demuestren el amor y qué hechos les hacen sentirse más queridos por sus parejas. Este estudio es el resultado de una encuesta realizada a más de 15.000 parejas, que pasaron por el altar en 2019, de 15 países distintos.

En términos generales, en 14 de los 15 países encuestados, entre ellos España, concluyeron que pasar tiempo de calidad con su pareja era el aspecto que más les hacía sentirse queridos. En nuestro país, este factor se convierte en fundamental para la mayoría de las parejas (58%).

Teniendo en cuenta que en España casi 9 de cada 10 parejas ya convive antes de la boda, según el “Libro Imprescindible de las Bodas”, publicado por Bodas.net, ESADE y Google, las medidas de aislamiento hacen que un gran número estén hoy en día compartiendo más tiempo juntos, lo que seguramente esté ayudando a reforzar muchas relaciones. Según el estudio State of Relationships Report, realizado también por el grupo The Knot Worldwide, el tiempo dedicado por las parejas estadounidenses ha incrementado en un 45%, unas 20 horas semanales más que pueden disfrutar en pareja.

¿Cuáles son las muestras de cariño que prefieren los españoles?

Definitivamente, el contacto físico: los besos y los abrazos. Los españoles se encuentran entre los tres primeros países en elegir esta opción (24%), solo aventajados por Italia (29%) y Argentina (25%), algo que no aprecian tanto los ingleses (11%), que prefieren más una muestra de cariño verbal como un “Te quiero” (19%). Sin embargo, para lo que sí parecen ponerse de acuerdo todos los países en los que se realizó la encuesta, es que recibir un regalo físico no es la muestra de cariño por excelencia. Menos del 5% de los encuestados la eligió. Unos datos que fortalecen la idea de que el amor mueve el mundo. Por eso, no es de extrañar que, según el Libro Imprescindible de las Bodas, más del 70% de las parejas que deciden pasar por el altar lo hagan por amor, para dar un paso más en su relación.

A la pregunta de “¿Cómo os conocisteis?”, los españoles respondieron que los amigos actuaron de Celestinos (32%), algo que parece que tenemos en común con otros países vecinos como Italia (36%), Portugal (32%) o Francia (30%), pero que dista mucho con algunos países anglosajones como Canadá (21%) o Reino Unido (21%),  en los que Internet juega un papel más importante a la hora de conocerse con un 28% y 26%, respectivamente.

Y, después del COVID-19, ¿cómo será el amor?

Aunque todavía pueda parecer lejano y a la vez extraño que puedan volver los besos y abrazos, este estudio fortalece y subraya lo que en nuestros corazones ya sabíamos: el amor juega un papel fundamental en nuestras vidas y en nuestros hábitos, forma parte de nuestro ADN. Un rayo de esperanza al saber que los tan anhelados besos y abrazos volverán, con más deseo y sentimiento que antes, si cabe. Mientras tanto, aprovechemos las horas que nos está regalando el confinamiento para conocernos aún más, para mimar cada detalle, para expresar lo que sentimos… En definitiva, hacer y tener lo que siempre hemos querido y necesitado: compartir tiempo con la otra persona mientras esperamos el momento en el que los besos y los abrazos vuelvan a convertirse en protagonistas.